chocolate belga

Foodie Trips


2 Comments

Albarracín

Ciudad medieval, los Montes Universales, el río Guadalaviar, las murallas del castillo del Andador, abundantes monumentos, todo este conjunto llena de encanto a Albarracín, situada a poco más de 35 km de Teruel.

alba

Sin lugar a dudas lo más característico de esta ciudad Monumento Nacional son sus calles, con escalinatas y pasadizos, y sus caseríos de irregulares muros, con entramado de madera, en difícil equilibrio, que forman un juego de volúmenes de color rojizo; color característico del yeso de Albarracín.

My beautiful picture

My beautiful pictureMy beautiful picture

My beautiful picture

My beautiful picture My beautiful picture

Algo que llama la atención son sus pórticos, las puertas de sus casas, los picaportes de hierro, los balcones de forja o las ventanas de madera tallada.

My beautiful picture My beautiful picture My beautiful picture My beautiful picture My beautiful picture

Como dicen allí, la naturaleza ha sido generosa en la Sierra de Albarracín, pudiendo encontrar en ella una gran diversidad de ecosistemas: cañones, profundos barrancos, extensos bosques, fuentes, manantiales y nacimientos de ríos, como el Tajo, Guadalaviar, Cabriel… todo esto hace de la Sierre de Albarracín un destino perfecto para practicar senderismo y actividades de montaña. Y, por qué no, si algo bueno tiene un clima lluvioso esto es la gran variedad de setas que puede llegar a ofrecer. Aquí (click) podéis recordar recetas con setas.

My beautiful picture My beautiful picture

C.G. Albarracín: 40º 24′ 23’’ N, 1º 26′ 40’’ O

bloglovinfacebookinstagrampinterest twitter


8 Comments

Setas y risotto

Chantarelles, senderuelas, amanitas, boletus, … cuánta variedad de setas, tantas maneras de prepararlas e infinidad de platos como resultado. Solas, con ajetes, jamón, queso, huevo, nata, arroz, pasta, cuscus, … Hoy vamos a hacerlas con cuscus y luego haremos un risotto de setas.

Setas con cuscus.

Chantarelles, senderuelas y amanitas fueron los tipos de setas utilizados para este plato. A pesar de no ser temporada, seguro que alguna clase de setas podeis encontrarlas durante gran parte del año. Un gran sustituto son las “trompetas de la muerte”, que dejan un sabor increíble y sobre una base de pasta con verduritas cogerán todo el protagonismo del plato.

Comenzamos limpiando los hongos, los laminamos y salpicamos un poco de aceite sobre ellas para que no se sequen, y ajitos cortados. Cada una de las clases de setas requiere un tiempo de cocción, así que empezaremos salteando en la sartén, previamente en calor con aceite y ajos) aquellas más gruesas para acabar con las finas. Ssshhh: sólo con un poco de sal ya estarían, pero si rascas nuez moscada sobre ellas, da un toque muy sabroso.264El cuscus es algo tan sencillo, fácil y rápido de hacer que se convierte en ideal como base de platos donde quieres dar protagonismo a la verdura, setas o carne que quieras. Poner en un cazo un chorrito de aceite y cualquier complemento que querais tipo cebolla picada o ajetes. Añadir el cucscus y luego la misma cantidad de agua o caldo. Salpimentar y añadir alguna especie, perejil y un chorrito de limón.

Ahora que ha llegado el buen tiempo siempre apetece un taboulé, y el cucús es su base. Para un taboulé estos pasos son los mismos, pero hay que añadir más zumo de límón en detrimento del agua. Una vez frío, añadir hojas picadas de menta, aceitunas negras, tomate y pepino, todo ello en trocitos pequeños. Esto está ta rico en verano que merecerá un post.

213220226_II

Risotto de setas

Este es un plato por el que me encapricho bastante frecuentemente, así que fuera de temporada me tengo que conformar con las setas que vendan, ya sean frescas o secas en bote (hidratarlas previamente). Ssshhh: con castañas está aún mejor!20140527_223745_II

Ingredientes:

Setas

Cebolla y ajo

Arroz bomba

Caldo de pollo o de jamón

Vino blanco

Queso curado

Nata (opcional)

Picar el ajo y la cebolla y saltearlos en la sartén. Añadir las setas y cocinarlas a su punto. Es el momento de salpimentar o especiar a tu gusto.

Añadir el arroz (una taza pequeña por persona). Una vez el arroz ha cogido el sabor del salteado, añadir una taza de vino, mover y dejar que se evapore.

La cantidad de caldo será el doble que de arroz. Vamos añadiendo el caldo de forma escalonada: un poco de caldo, mover y dejar que el arroz lo absorba, y así de forma continuada. Así, se trata de un plato que requiere estar pendiente de forma continua. Ssshh: en caso de que el grano siga duro, a mí me gusta añadir nata para aportarle cremosidad.

El último paso es, poco antes de apagar el fuego, añadir el queso. Cuanto más curado sea, más sabor aportará.

20140527_22023520140527_22030420140527_22045920140527_22060120140527_222151_II

 ¡A disfrutarlo!

bloglovinfacebookinstagrampinterest twitter