chocolate belga

Foodie Trips


8 Comments

Setas y risotto

Chantarelles, senderuelas, amanitas, boletus, … cuánta variedad de setas, tantas maneras de prepararlas e infinidad de platos como resultado. Solas, con ajetes, jamón, queso, huevo, nata, arroz, pasta, cuscus, … Hoy vamos a hacerlas con cuscus y luego haremos un risotto de setas.

Setas con cuscus.

Chantarelles, senderuelas y amanitas fueron los tipos de setas utilizados para este plato. A pesar de no ser temporada, seguro que alguna clase de setas podeis encontrarlas durante gran parte del año. Un gran sustituto son las “trompetas de la muerte”, que dejan un sabor increíble y sobre una base de pasta con verduritas cogerán todo el protagonismo del plato.

Comenzamos limpiando los hongos, los laminamos y salpicamos un poco de aceite sobre ellas para que no se sequen, y ajitos cortados. Cada una de las clases de setas requiere un tiempo de cocción, así que empezaremos salteando en la sartén, previamente en calor con aceite y ajos) aquellas más gruesas para acabar con las finas. Ssshhh: sólo con un poco de sal ya estarían, pero si rascas nuez moscada sobre ellas, da un toque muy sabroso.264El cuscus es algo tan sencillo, fácil y rápido de hacer que se convierte en ideal como base de platos donde quieres dar protagonismo a la verdura, setas o carne que quieras. Poner en un cazo un chorrito de aceite y cualquier complemento que querais tipo cebolla picada o ajetes. Añadir el cucscus y luego la misma cantidad de agua o caldo. Salpimentar y añadir alguna especie, perejil y un chorrito de limón.

Ahora que ha llegado el buen tiempo siempre apetece un taboulé, y el cucús es su base. Para un taboulé estos pasos son los mismos, pero hay que añadir más zumo de límón en detrimento del agua. Una vez frío, añadir hojas picadas de menta, aceitunas negras, tomate y pepino, todo ello en trocitos pequeños. Esto está ta rico en verano que merecerá un post.

213220226_II

Risotto de setas

Este es un plato por el que me encapricho bastante frecuentemente, así que fuera de temporada me tengo que conformar con las setas que vendan, ya sean frescas o secas en bote (hidratarlas previamente). Ssshhh: con castañas está aún mejor!20140527_223745_II

Ingredientes:

Setas

Cebolla y ajo

Arroz bomba

Caldo de pollo o de jamón

Vino blanco

Queso curado

Nata (opcional)

Picar el ajo y la cebolla y saltearlos en la sartén. Añadir las setas y cocinarlas a su punto. Es el momento de salpimentar o especiar a tu gusto.

Añadir el arroz (una taza pequeña por persona). Una vez el arroz ha cogido el sabor del salteado, añadir una taza de vino, mover y dejar que se evapore.

La cantidad de caldo será el doble que de arroz. Vamos añadiendo el caldo de forma escalonada: un poco de caldo, mover y dejar que el arroz lo absorba, y así de forma continuada. Así, se trata de un plato que requiere estar pendiente de forma continua. Ssshh: en caso de que el grano siga duro, a mí me gusta añadir nata para aportarle cremosidad.

El último paso es, poco antes de apagar el fuego, añadir el queso. Cuanto más curado sea, más sabor aportará.

20140527_22023520140527_22030420140527_22045920140527_22060120140527_222151_II

 ¡A disfrutarlo!

bloglovinfacebookinstagrampinterest twitter


16 Comments

Tarta de Queso / Cheesecake

Esta semana es el cumple de Nico, y no veo mejor manera de celebrarlo desde aquí que haciendo su postre favorito, la tarta de queso.

Al igual que sucede con el Tiramisú, es un postre que no requiere horno, no lleva harina y, en este caso, tampoco lleva huevo. Creo que es la tarta más rápida y fácil de hacer. Recuerda que este postre también permite hacer porciones individuales. ¡No vas a tardar más de 20 minutos!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIngredientes:

Galletas: un paquete (de tus favoritas)

Mantequilla: 50-70 gr

Queso en tarrina: 300 gr

Nata líquida: 400ml

Gelatina de limón: 1 sobre

Mermelada: medio bote (de tu/s favorita/s)

Opcional: frambuesas, moras o arándanos quedan estupendos para la deco-presentación.

Base:

1. Comenzamos triturando las galletas para hacer la base (en la Thermomix son 10 segundos, y a mano hay que ir dándole con el mazo de un mortero y bien con una cuchara presionando las paredes del cuenco). Si te gusta encontrar trozos en la tarta, no hace falta reducirlas a polvo. Poco a poco vamos mezclando la mantequilla con las galletas en polvo hasta que quede compacto. Las galletas que uso son María y/o Digestive.

2. Escogemos un recipiente/molde que te permita quitar el lateral (en caso de hacer una tarta), o varios vasos bajos (en caso de hacer porciones individuales), y cubrimos la base del recipiente con la galleta compacta. A mí me encanta la galleta, con lo que pongo una capa de 1cm de espesor. Una vez realizado este primer paso, se mete la base en la nevera.

Ssshhh: si te decides por las porciones individuales, puedes usar de base sólo la galleta triturada (sin mantequilla, ya que no requiere que esté compacta puesto que no se va a salir del molde).

Mezcla:

3. Cazo al fuego, calentamos la nata (a fuego lento para que nunca llegue a hervir), echamos el sobre de gelatina y mezclamos. Añadimos el queso (yo sólo lo he hecho con philadelphia, pero seguro que está igual de rico con cualquier otro), mezclamos y apartamos del fuego.

4. Sacamos la base de la nevera, añadimos la mezcla al recipiente, dejamos enfriar un poco y volvemos a meter en nevera. Ya tienes tu tarta hecha, al menos lo importante y lo más difícil (?)! Dime, ¿a qué no te ha llevado más de 15 minutos? Si lo difícil es trocear las galletas!

Si, sé que falta lo más rico, que es añadir la mermelada, pero ese paso debes de hacerlo dejando pasar el máximo tiempo posible la mezcla en la nevera para que esté lo más sólida posible y la mermelada no se junte. Lo mejor sería dejarla toda la noche y poner la mermelada por la mañana. Ten en cuenta que la mezcla de la tarta no lleva azúcar, con lo que el dulce de la mermelada no debe de juntarse más que en la boca para que la base sepa a queso lo máximo posible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cobertura:

5. Ssshhh: Para que la mermelada quede lo más lisa posible y sin pegotes, elige tu mermelada favorita (yo mezclo dos clases: la de mora y la de arándanos, por eso queda un rojo más oscuro y el sabor es más intenso), caliéntalas unos segundos (al micro o al fuego) sin que lleguen a licuar, y lo echas encima de la mezcla. Vuelve a ponerlo en nevera.

6. Paso opcional: adorna la tarta con frutas del color de la mermelada.

¿Recuerdas lo que hicimos con el Tiramisú? Con la mezcla de la tarta de queso también puedes jugar e innovar y crear postres en copa muy ricos añadiendo muesli en lugar de galleta (recuerda, sin mantequilla si lo sirves en copa), y fruta en lugar de mermelada. ¡El queso pega con todo!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Debo de reconocer que la primera vez que hice una tarta de queso, la mayoría de recetas encontradas usaban huevos y horno; creo que tardé más de tres horas, y me dije a mi misma que nunca más haría este postre. Pero un día di con una que no requiere horno y, adaptando las medidas a mi gusto, es el postre que más hago desde entonces. Jugando con las medidas, esta es la que más sabe a queso. Si pones más cantidad de nata potenciarás su sabor sobre el del queso, y poniendo menos queso del indicado también.

pageComenzamos el mes de julio, mes en el que se celebran los cumpleaños, también, de Pau y Tete y Rocío y Nuria. ¡Así que a celebrarlo!

Con este postre ya no tienes excusa para no hacer tarta de queso. ¡Qué aproveche!