chocolate belga

Foodie Trips


4 Comments

Mercados gastronómicos

Las Navidades, Año Nuevo y los Reyes ya están aquí. Y desde hace semanas que estamos viviendo todo lo que conlleva estas fiestas: las luces, árboles de Navidad, pistas de hielo para patinaje, regalos; turrones, polvorones y dulces por doquier, puestos de castañas asadas, mercadillos increiblemente decorados y, cómo no, la lotería de Navidad.

collage

Y es que, no falla, para mí el sorteo de la lotería es el pistoletazo de salida, el que indica que esto ya ha llegado, el que te recuerda que las comilonas y cenas familiares empiezan esta misma semana; y el que te avisa de que, si todavía no tienes los regalos, te esperan compras un cierto estresantes, con prisas y arrepintiéndote de no haberlas hecho con tiempo y por internet.

Pero las Navidades también implica cocinar y preparar ricas comidas. En el post navideño (click) del año pasado os facilité 7 recetas para una dulce Navidad: una sencilla Tarta de queso / Cheesecake, un original Tiramisú , el ya genuino Volcán  de Chocolate, la vistosa Tartaleta de Manzana, los sorprendentes Macarons , los versátiles Crêpes, las navideñas Almendras Garrapiñadas o los individuales de Membrillo y Mermeladas caseras.

Y es que además de dulces, estas fechas también significan comilonas. Y si algo hay que hacer para a cocinar, eso es ir al mercado. ¡Cómo los disfruto! Cuando viajo me encanta conocer los diferentes mercados de la zona. Todos son distintos, unos caóticos, otros con tenderetes de revista, …. los colores, los olores, los lugareños, …. les hace ser únicos. Los mercados son una muestra de la gastronomía del lugar, de su cultura.

Si en su día os mostraba en el post de ESTAMBUL (click) los mercados de esta gran ciudad, que con sólo ver las fotos te llegan los olores especiados del Gran Bazar que te teletransportan a la gastronomía turca; hoy os quiero hacer viajar a los mercados de Quito y alrededores.

Si algo me sorprendió de uno de los mercados de la capital ecuatoriana fue el paraje del mismo. Situado en un enclave único, a unos 3.000 metros de altitud, con las montañas nevadas al fondo, el bullicio del mercado, el caótico orden de los puestos, el colorido de la fruta y verdura, el fruto del chocolate secándose, la variedad de arroces, … todo, el conjunto en sí, te enseña un poco de esa gastronomía y cultura de la que hablábamos.

DSCN1083_II
DSCN0984
DSCN0983
DSCN1087
DSCN0981
DSCN1062
DSCN1067_II
DSCN1051_III
DSCN1069
DSCN1071_II
DSCN1078_II
DSCN1076_II
DSCN1054_II
DSCN1055_II
DSCN1052_II
DSCN1096
DSCN1099_II
collage_II

Luego fuimos a Sangolquí, una ciudad situada a unos 30km al sur-este de Quito. Si algo llama la atención allí en el mercado en el que la primera planta ofrece unos espectaculares “hornados”, cerdo laqueado y crujiente que, si te gustan los torerznos, va a ser tu perdición.

Allí te lo ofrecen a probar, y disponen de largas mesas para  sentarte a degustarlo. Me pregunto el tamaño que tendrán lo hornos, porque el animalito no sólo no es pequeño, sino que lo hornean entero.

collage_III

¡Felices Fiestas!

C.G. Quito: 00º 13′ S 78º 31′ W


8 Comments

Crêpes (de arroz)

¿Dulce o salado? ¿De pollo o de salmón? ¿Añadimos al queso mermelada o albahaca?

¿Y por qué tener que elegir? Los crêpes (creps) admiten todo, y sirven de entrante, de plato principal, de postre, de desayuno o de merienda. ¿Alguien da más?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces con tener huevos, harina y leche basta para hacer un buen plato y añadir lo que tengas en la nevera. Y ahora, con los wraps/crêpes de arroz del súper ya no te hace falta ni los ingredientes base. Se llaman “Spring Roll Wrappers”. A su favor diré que, como cualquier crêpe (crep), admiten cualquier ingrediente y su forma de hacer es muy original: uno a uno se pone cada crêpe en un plato de agua caliente y verás cómo en pocos segundos su rigidez se convierte en una fina capa muy moldeable, como si fuera un plástico fino y transparente. En su contra diré que lo encontré dificultoso para freir y manipular después.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así que yo me quedo con los crêpes de toda la vida. Además, a mí me traen muy muy buenos recuerdos. Cada mañana de domingo mis padres preparaban té de menta fresca y crêpes. En el centro de la mesa nuestras mermeladas favoritas (cada uno la suya), jarabe de arce, azúcar moreno y nutella. Madre mia… sólo contároslo se me hace la boca agua! Y como cocinar es innovar, mi padre añadía pipas tostadas a la masa una vez en la sartén o los hacía de chocolate añadiéndole cola-cao. Mmmmm, buenos no, lo siguiente!

En cuanto a los crêpes, aquí en el súper no los he visto, pero en Bruselas venden paquetes de crêpes ya preparados, con lo que si tienes prisa es muy buena opción. (Bruselenses! Acordaros que están en la sección de nevera del Delhaize!).
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes para 4 personas:

Huevos: 3

Harina: 1 vaso grande

Leche: 2 vasos grandes

Bate los huevos en un bol amplio, añade la leche, bate, añade la harina poco a poc mientras bates (siempre en la misma dirección). Deja reposar la masa tapándola con un trapo mientras se calienta la sartén.

A pesar de que existen sartenes específicas para hacer crepes, realmente sirve cualquier sartén que no se pegue (con la pequeña te saldrán del tamaño de las famosas tortitas). La pala sí que es importante, cuanto más superficie plana tenga, mejor.

Cuando la sartén esté caliente, espolvorea aceite (cada 2 crêpes que hagas) y si no tienes espolvoreador de aceite pasa por la sartén una servilleta empapada de aceite por cada crep que hagas.

Añade medio cucharón de masa de crêpe. No deben salir ni muy gordos ni muy finos, para ello debes de ir moviendo la sartén y la masa del medio cucharón cubrirá toda la superficie de una fina capa.

Dale la vuelta! Con la puntita de la pala ir separando los bordes del crêpe de la sartén. El crêpe debe soltarse muy fácilmente, si no es así, es que aún no está hecho por ese lado. Así que cuando se separe, ya puedes introducir la pala hasta el centro de la sartén y darle la vuelta. Una vez hecho esto, este segundo lado se hace en la mitad de tiempo que el primero.

Ya tienes tu primer crêpe listo. Vamos a por el resto! El primero siempre cuesta, es más, el primero se suele tirar, sí, literalmente, porque suele arrugarse, pegarse y no hacerse. Así que anímate que a partir del segundo salen sólos!

page

¿De qué lo quieres? La mejor forma de tomar creps es dejando en el centro de la mesa los boles con todo tipo de ingredientes: puerros y bacon, pollo con hummus, gambas con verduras, salmón con puerros, queso de cabra con mermelada de tomate, frutas, nocilla, azúcar, y de todo lo que más te guste.

Recuerda de añadir alguna salsa o algo que ayude a que el relleno del crêpe no esté muy seco. Prueba con hummus, soja, lechuga, puerro salteado…. Y en los dulces prueba a poner tu mermelada favorita y algún tipo de fruta (fresa y plátano quedan de vicio!).

pageII

El acompañamiento de los crêpes/wraps de arroz de las fotos son: salmón, pollo, puerro con gambas, aguacate, canónigos, queso feta con albahaca y queso de cabra con mermelada de tomate casera (en otro post os diré lo fácil de hacer que es),…. y se fríen muy poco (que estos se derriten!).

También veréis en las fotos los típicos cigarre-bourek, de Turquía. Se rellenan de queso de cabra con perejil y un chorrito de limón,  y se hacen en forma de rulo o triángulo (siempre de pequeño tamaño), se fríen y se toman de aperitivo. Cuidado que son un vicio!