chocolate belga

Foodie Trips


15 Comments

Estambul

Turquía… qué país tan especial. Llevo toda mi vida escuchando maravillas sobre ella. Corrían los años 70 cuando a mi madre le concedieron una beca en Estambul para continuar con sus estudios de Bellas Artes, y desde entonces ese país ha sido un habitual en las conversaciones en familia. Recorrieron Turquía de oeste a este, y cada vez se enamoraban más del país, de su gente y de sus costumbres. Y eso nos lo han sabido transmitir. Así que este post, más que turístico, es un viaje cargado de sentimiento.
My beautiful picture

Estambul, situada entre dos continentes, Europa y Asia, ambos separados por el Bósforo; este estrecho es sin duda lo más característico de la ciudad, une el Mar Mármara con el Mar Negro. Visitar Hagia Sofía, la Mezquita Azul o  el Palacio Topkapi es imperativo pero, para mí, viajar a Estambul significaba recorrer el Bósforo en barco mientras te sirven un té o el auténtico yogur natural de allí, tomar un pescadito al borde del Bósforo o pasear por los miles mercados que ofrece la ciudad. ¿Qué es un viaje sin conocer la forma de vida de los lugareños o probar la gastronomía local?
My beautiful pictureMy beautiful pictureMy beautiful pictureMy beautiful pictureDSCN7204DSCN7220

Tomar un té, disfrutar de las vistas (360º) y de los bailes de Derviches (o de cuchara) en la Torre Galata, de las vistas desde el centenar de azoteas que ofrece la ciudad, tomar un zumo de granada recién exprimido en puestos callejeros, endulzarse con el Lukum, la delicia turca (la de pistacho o rosa son muy recomendables), deleitarse con la “pide”, la típica pizza turca (de queso o de carne picada), probar un vaso de Raki (siempre rebajado con agua), ver la danza del vientre, subir en el antiguo tranvía que pasa por Taksim, dar de comer en mano a las gaviotas que se acercan al barco o ir al menos una vez a un auténtico baño turco.

Ya son muchos los “hamam” que se han enfocado a los turistas y son demasiado modernos, si queréis probar uno auténtico al que van los locales, el  Çermenlitas Hamami es muy recomendable, está en la parada de tranvía Çermenlitas, muy cerca del Gran Bazar. Precisamente en las calles de este mercado encontrarás locales al que sólo van hombres, les verás fumando narguile y jugando con piezas de Rummikub.
DSCN7185IMG_8451_IIMy beautiful pictureDSCN7181DSCN7247

Para moveros por la ciudad no hay mejor medio que el tranvía, el moderno que recorre la parte europea de la ciudad de suroeste a noreste y que tiene paradas en lugares estratégicos como Hagia Sofia, parada en que también podreis visitar la basílica Cisterna (impresionante), o Sultanahmet, donde está la Mezquita Azul, o bien Eminönü, al borde del Bósboro, donde tomar de una forma muy original un pescadito frito buenísimo. El tranvía incluso atraviesa el estrecho por el puente Galata y hace parada (Karakoy) muy cerca de la famosa Torre Galata y sigue hasta la mítica Plaza de Taksim. En Eminönü es donde puedes subirte al barco que recorre el Bósforo.
DSCN7295My beautiful pictureDSCN7232 DSCN7427 My beautiful picture My beautiful picture

El trayecto en barco es para disfrutarlo. Además de tomar el té y el yogur que os he mencionado anteriormente, las vistas son espectaculares. La salida del puerto es increíble viendo las siluetas de los minaretes y, a medida que se aleja el barco, te vas percatando de lo grande, grandísima, que es Estambul… y eso que nos estamos refiriendo sólo a la parte europea.

En el recorrido ves casas de madera al borde del Bósforo que son muy singulares. Y os puedo asegurar que por dentro no tienen desperdicio. En el recorrido veréis el Palacio de Domabahçe, la fortaleza de Rumeli o la Mezquita Ortaköy, situada en uno de los barrios más modernos, con cafeterías y bares de un ambiente muy juvenil. Vale la pena bajar en Ortaköy para conocer la zona. El recorrido acaba en el pueblo de pescadores de Anaddolu Kavagi, con la fortaleza Ceneviz en la cima. Una de las pocas paradas que hace en la parte asiática de la ciudad. Lo típico es tomarse una brocheta de mejillones rebozados, la primera vez me sorprendió pero luego ibas adrede hasta allí pensando en tomarte unas cuantas.
collagecollage_IIcollage_III

Y ya de vuelta hacia Eminönu, qué mejor que tener el skyline de Estambul al atardecer. Creo que no hay postal más bonita que esa. Con las siluetas de Hagia Sofía, la Mezquita Azul y el bullicio de la ciudad, con las gaviotas sobrevolando cerca del muelle.

IMG_8494_IIMy beautiful picture

La zona de Taksim es muy recomendable subir en el antiguo pero característico tranvía. Ese tranvía sigue hacia el norte, donde se sitúa el barrio Besiktas, famoso por su equipo de fútbol, o bien se desvía hacia la costa, Kabatas, donde te puedes subir al barco que lleva por todo el Bósforo. Y si callejeáis por la zona de Taksim os topareis con locales de toda la vida donde venden café a granel o donde hacen el auténtico pan turco, el cual me pasaría el día tomando. Estambul tiene tantas cosas que visitar y vivir. Un poco más alejada del centro, en Edirnekapi, en el noroeste de la ciudad, os encontrareis con la Iglesia Chora, una de las pocas católicas, que por dentro es toda una belleza. Si disfrutáis de más días en la ciudad, la parte asiática tiene su aquel.
DSCN7269DSCN7277

  … gracias mamá por enseñarme este pedacito de cielo, siempre junto a tí.

DSCN7399

C.G. Estambul: 41º00’36”N 28º57’37”E

bloglovinfacebookinstagrampinterest twitter

Advertisements


5 Comments

Kuala Lumpur – Malasia

Muy buenas de nuevo! Ya estoy de vuelta! Y aunque mi destino haya sido otro (maravilla de país), mientras organizo todo dejé preparado antes de irme este viaje asiático. Hoy volamos a Malasia.

Malasia es un país musulmán de influencia británica e india. Dividida físicamente en dos, la Malasia Peninsular (entre Tailandia y Singapur) y la Malasia Oriental (Borneo, entre Brunei e Indonesia).

Mezquitas y templos hindús conviven. Su capital, Kuala Lumpur es muy moderna, y a la vez está llena de naturaleza. A los pies de las Torres Petronas se encuentra uno de los centros comerciales más lujosos del país, y a sólo 7 minutos en coche te encuentras con las Batu Caves en pleno bosque tropical. Siento las calidad de las fotos pero ese año no disponía de la cámara actual.

DSCN8090
DSCN8145DSCN8147

DSCN8129_IIDSCN8138_IIDSCN8208

La capital malaya, siempre en movimiento, ofrece infinidad de contrastes. Si lo tuyo son los mercados, la zona de Little India ofrece un ambiente muy colorido, variado y animado.  Los alrededores de Kuala Lumpur ofrecen excursiones para todos los gustos.

En Malacca, la antigua capital, encontrarás historia y monumentos coloniales. Se puede visitar en un día.

En Kampung Kuantan, muy cerca de Kuala Selangor, a unos 60km de la capital, encontramos una de las mayores colonias de luciérnagas del mundo. El camino que recorrer para llegar hasta allí es todo un palmeral increíble. Al llegar la noche, navegas en un barco sin motor que te acerca a los árboles y manglares repletos de centelleantes luciérnagas. Aquello es un espectáculo. Parecen lucecitas de Navidad. De camino a esta experiencia te paran en un fuerte lleno de simpáticos monos como estos:DSCN8189

DSCN8188

DSCN8199 DSCN8200

Aunque es cierto que, si lo tuyo es la naturaleza, la isla malaya de Borneo alberga dos parques naturales Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el de Gunung Mulu (en Sarawak) y en el de Kinabalu (Sabah). En Borneo se encuentran orangutanes o otras especies autóctonas, la flor más grande del mundo (Rafflesia), tribus indígenas como civilización, bosques salvajes y playas paradisiacas perfectas para el buceo. No tuve la suerte de cruzar a la parte oriental, pero ahí lo dejo caer por si alguno tiene la oportunidad de visitar la esencia natural de Malasia.

En la Malasia Peninsular también hay Parques naturales, como el de Taman Negara, en el centro del país. Y las islas de Penang y Langkawi ofrecen las mejores playas, son de arena blanca y agua cristalina, y todavía no tienen gran afluencia de turistas.

Pero nosotros fuimos a las tierras altas, las Cameron Highlands y sus famosas plantaciones de té. Situadas a más de 200 km al norte de la capital (cerca de Ipoh),. Aquí encontrarás valles y valles de té a más de 4.000 metros de altura. Puedes acceder a cualquiera de las fábricas, conocer el proceso de fabricación, degustar el té y contemplar las vistas de este verde paisaje.

DSCN8216_II DSCN8217_II
DSCN8215_IIDSCN8240_IIDSCN8233

Espero que así hayais podido descubrir un poquito de este desconocido país.

C.G. Kuala Lumpur: 3º 9′ 35′ ‘N 101º 42’ 0” E

Para recibir un email de cada actualización debes de clickear en “Comments”, arriba en la parte izquierda de la pantalla, debajo de la fecha del post. Se abrirá un recuadro en el que rellenar la casilla Notify me of new posts via email. Además, ahí también puedes dejar un comentario. Recuerda que también puedes seguir el blog desde facebook o bloglovin clickeando los iconos del margen derecho.


6 Comments

A nuestra salud!

El de hoy es un post especial. Está dedicado a la salud.

Una vez lo veas entenderás el por qué de las enfermedades (las cuales tienen su origen en el entorno de la célula) y, lo más importante, valorarás la función de cada uno de los órganos, y aprenderás a cuidarte más!

Escúchalo hasta el final porque realmente vale la pena. Son 50 minutos (a partir del minuto 6 empieza lo realmente interesante) que te enseñan unos hábitos para que tu cuerpo se cure por sí mismo (los resumo más abajo). La conferencia la realiza el Doctor Alberto Martí Bosch y al final de la misma cuenta un caso muy bonito.

El corazón (de una persona en reposo) mueve 5 litros de sangre por minuto, es decir 300 litros por hora (7.200 litros al día). Esta sangre es la que nutre al sistema celular, el cual se obstruye si no hay una adecuada filtración, y ello origina las enfermedades.

Las células sanas viven en un espacio intersticial limpio, en un entorno alcalino (potasio dentro y sodio fuera) para hacer frente al exterior (que es ácido). Necesitan nutrirse, drenarse y eliminar toxinas. Cuando los filtros se obstruyen, el entorno celular comienza a acumular sus propios excrementos formando una barrera de ácidos que impide que la célula se nutra. Y sólo le queda dos opciones: morir o defenderse para sobrevivir.

 – Si las células se mueren: según donde esté situada esa célula en el cuerpo, esa muerte se manifiesta en forma de alzheimer, parkinson, esclerosis, fibromas y fibrosis, entre otros.

 – Si sobreviven: deciden defenderse de los ácidos cargándose de sodio (y expulsando el potasio) para sobrevivir, y esa defensa se manifiesta de muy diversas formas. Si se defienden de la acidosis metabólica aparece la retención de líquidos; si la defensa es convertir un ácido en una sal alimentándose de los huesos, aparece la osteoporosis; si hay drenaje de ácidos a través de la piel o mucosas se explica la psoriasis o bien la colitis; y si se ha producido una mutación, la célula se vuelve tumoral o cancerígena.

¿Lo mejor? Se puede acorralar el tumor alcalinizando la célula, limpiando los filtros. ¿Cómo? Con dieta alcalinizante (a través de la toma de vegetales y evitando la sal y la carne roja, que es acidificante), con hidroterapia (por ósmosis se eliminan ácidos a través de la piel) y con tratamiento físico y natural (plantas que limpien los órganos: alcachofa, tomillo, té verde, cola de caballo, …). Para la limpieza de filtros recomienda lo siguiente:

blog

 No seamos vegetarianos, que nos falta tecnología digestiva para poder funcionar como las vacas, jajaja. Pero no es bueno abusar de la carne, especialmente de la roja. Recordemos que los curas no comían carne los viernes, mientras que los reyes los festejaban y morían de gota (ácido úrico).

Como dice el Doctor, fue Galeno quien dijo: “más vale prevenir que curar”. Y Oppenheimer aquel de “Sólo tiene futuro aquel que investiga en el pasado, porque investigando en el pasado se puede redescubrir el futuro”. Ya ves, pasos tan sencillos y minúsculos para lograr una gran mejoría (o prevención).

Te dejo el link al vídeo por si no pudieras verlo directamente desde este post: http://www.youtube.com/embed/R33xhKQWwtE

Ya sabes, cuídate!